Explosions in the sky. El post rock nuestro de cada día

Etiquetas

, , , , ,

Cuando escuché Explosions, ya sabía algo del post rock, conocer a Mogwai te da una idea muy clara sobre ese genero. Aunque sigue siendo raro llamarle post rock, en esencia es rock: guitarrazos, baterías locas y bajo necios. El rock también es reconocido por ser rebelde, subversivo en diversos niveles.

Eso y mas es tangible en EITS, como llevarnos a una serie de ambientes, planetas o universos, sin usar el canto, no es novedoso en la historia de la música, pero lo que hacen estos texanos es asombroso, pues al no tener letras, se vuelven mas universales, constituyendo una narración que cada uno interpreta con un mayor número de posibilidades que cuando cantas una canción especifica. ¿Eso es lo que hace al post rock diferente? Si, es ir más allá del rock convencional y emparentarlo con la música realizada por sinfónicas, es decir, en el ámbito de la apreciación del espectador / oyente, la experiencia es similar, un estado de contemplación, de perplejidad, ensoñación, introspección.

El retorno de la mirada sobre uno mismo con mayor énfasis  me hace pensar en la post modernidad y en el arraigo que tiene, como un espacio que ofrece esas posibilidades que no existían en los campos de los proyectos modernos.

Ahora esto puede ser interpretado como abstracción egocéntrica y hasta hedonista. ¿Acaso no hay algo mas molesto para los proyectos modernos que individuos conscientes y cuerpos rebeldes? Es una posibilidad pero también es un camino hacia lo primero.

Creo que el rock de Explosions in the sky, sigue siendo eso, rock, rock que no deja de joder; el termino “post”, le da ese carácter post moderno que abre otras miradas y enriquece la experiencia. Algo de luddismo frente al orden establecido nunca esta demás.

Recuento de los hechos. 3 en muertos en Celendín por protestas contra Conga.

Ayer circuló información diversa sobre lo sucedido en Celendín. Como sabemos -o por si no sabías- gran parte de la ciudadanía de Cajamarca está en paro regional desde hace más de 30 días en oposición a la realización del millonario proyecto Conga, que afectaría gran parte del recurso hídrico de esa región.

Ok, hay más info sobre eso. Vamos al recuento. Como muchos, ya no confío en la prensa, así que utilizo las redes sociales para reconstruir los hechos. Comparto lo que encontré en el Facebook de un amigo, que cita a Carlos Monge sobre lo que pasó ayer, 3 de julio, en Celendín.

De la informaión que logro recoger, las cosas habrían sido así:

1. EN Celendín se realizan movilizaciones pacíficas contra Conga todos los días, alrededor de la ciudad, llegando a la Plaza de Armas.
2. Ayer, construcción civil inició una movilización (en el contexto de acciones permanentes de resistencia) de reclamo a la Municipalidad de Celendín por no pagar sueldos pendientes a los trabajadores del Colegio Emblemático. NO les han pagado.
3. Ante la ausencia del alcalde, que está hace días en Lima, los de construcción exigen que los regidores salgan, asuman su queja y planteen la vacancia del alcalde.
4. A esta demanda se suman los ronderos y campesinos movilizados, molestos por la posición de su alcalde. También exigen la vacancia.
5. No sale nadie de la municipalidad a decir nada.
6. Los de construcción entran a la municipalidad a la fuerza y queman la oficina de la gobernación.
7. La policía dentro del municipio los repele.
8. El resto de gente sigue en la plaza. Tres helicópteros empiezan a disparar gases y algunos sostienen que también balas.
9. Llega el ejército y abre fuego.
10. Resultados: Tres muertos, todos civiles. Uno con una bala en el cráneo.
Salvo que se demuestre con pruebas lo contrario, no hubo ataque armado de los “antimineros” contra la municipalidad, sino enfrentamiento entre trabajadores impagos y la policía que protege esa institución. Después, un ataque de policía y fuerzas armadas contra la protesta pacífica que es diaria, en la Plaza de Armas Celendín. ¿Era necesario disparar a matar contra la gente?

Coincido con este recuento, pues se asemeja a la versión que iba a postear aquí. En las redes me piden pruebas, aquí están. En el primer video pueden ver a la policía disparando.

En este video se puede apreciar como mujeres y niños son atacados con bombas lacrimógenas. Están desarmadas, pero nada conmueve a los policías.

Aquí una muestra de los resultados de los ataqués de policías y militares. La fuente no especifíca el nombre de esta persona.

Radio Celendín reporta que parte de la población fue secuestrada en la iglesia local. Más tarde, se reportaría su liberación. Horas después, el gobierno declara el estado de emergencia -suspensión de derechos constitucionales- en  CelendínHualgayoc y Cajamarca, por 30 días.

En Cajamarca, la población organizada y liderada por Marco Arana (sociólogo, ex sacerdote y líder del partido político Tierra y Libertad) convoca a una vigilia y se realiza una misa, pero esta fue interrumpida por la policía.

Marco Arana, desde su Twitter, reporta el ataque y enfrentamientos en otras partes de la ciudad, así como el hostigamiento a los medios.

El siguiente video muestra la cacería que realizó la policía el día de ayer. Se trasladaban en camionetas de la minera Yanacocha como muestra de una alianza nefasta entre la empresa y el estado.

El saldo de esta jornada nefasta es de tres fallecidos: Eleuterio García (40), José Silva Sánchez (35) y un menor de iniciales M.A (17 años). Y muchos heridos:

Al cierre de este post, los enfrentamientos continúan en la plaza de Cajamarca y al parecer han detenido al líder de Tierra y Libertad.

Otras Fuentes:

http://www.actualidadambiental.pe/?p=15949

La Insensibilidad Cotidiana

Digamos que estas agonizando en la pista y nadie te ayuda. Intentas gritar pero no puedes, solo ves los autos pasar, pero algo extraño sucede, nadie se detiene.

No, no es un cuento, fue algo que sucedió:

fuente: @laovejameme

Podemos despotricar en contra de los medios de comunicación, si gustan, pero eso ni por asomo da con la respuesta que buscan. ¿Por qué ya no sentimos ni pena, ni nada acerca de lo que sucede con los otros?  ¿Aun somos  humanos?

Recuerdo un cineforo donde se proyectaba “El imperio de los Sentidos”, al terminar y comentar una escena donde el protagonista viola a una mujer mayor, los asistentes (en su mayoría jóvenes estudiantes universitarios) reían al comentar el hecho.

Hace años en una clase de psicología en una academia pre universitaria a la que asistía. El profesor quiso tomarnos de improviso, azoto la puerta, casi nadie se inmuto. El agrego: “Dios mío, ustedes ya no sienten”.

He visto accidentes donde todos se asoman a ver los muertos, pero casi nadie se inmuta, el morbo es lo que los moviliza, más que un grado lejano de empatía.

La generación de la post guerra tiene tantos estímulos, cada uno más violento que el otro para movilizarlos internamente y llevarlos a consumir, o seguir ciertas tendencias de consumo, o docilidad frente al modo de vida que llevamos:   como los comerciales sobre los beneficios de la actividad minera transmitidos a través de las grandes corporaciones de radio.

Esa lógica violenta que se manifiesta en la espectacularidad de los sucesos, es utilizada por los medios de comunicación según los intereses de grupos económicos; instituciones estatales;  y algunas organizaciones de la sociedad civil, que no son ajenas a esa lógica.  Aunque muchos se opongan a estas estrategias muchos caen en ellas, ya que desde allí viene  la demanda, hábilmente construida por la oferta.

Tenemos entonces la insensibilidad cotidiana como una actitud y disposición frente a la vida en las ciudades y desde los citadinos.  Y tenemos también la violencia como recurso, llevado al campo de la acción espectacular que logre movilizar, alterar o exacerbar, desbordar, estados de ánimo aletargados o siempre excitados.

Es decir en el día a día, pocas cosas te movilizan internamente excepto lo que te rodea de forma inmediata y compete a tu existencia, podemos percibir cierto narcisismo creciente también;  y a la par una estado de animo siempre excitado, a punto del desborde, inyectado por las noticias, comentarios, o situaciones donde el respeto a las normas básicas de convivencia no existe. “Avanza pe’ conchatumare!” dicen dentro del bus.  Llegas al restaurant luego de una jornada laboral extenuante y ves las noticias de siempre: muerte, violación, el estado matando en defensa de las transnacionales, no hay análisis, solo espectáculo que logre movilizarte emocionalmente.  No hay critica, solo empujones a lo mas básico de nuestros sentidos. Odiamos, deseamos matar, nos distraen y nadie se entera mucho de nada.

La insensibilidad cotidiana se extiende sin distinción de clase social. Cada uno la expresa a su manera y la contra ofensiva subjetiva busca expiarse desde diversas acciones de compensación de desigualdades simbólicas, políticas, culturales, sociales, u económicas (pregúntense cuál es la diferencia entre “un techo para mi país” y la caridad de las iglesias).

Solo voy a señalar algo mas, el consumo puede sumirnos en la ilusión del desdibuja-miento de las desigualdades, pero es eso, una ilusión del consumo.  Y el consumo se moviliza por efecto de las emociones básicas a las que nos acostumbramos gracias a enredarnos en esta lógica del espectáculo.

Pd: Para tu ipod o dispositivo. lindi

Que lindi mirar Lima

Etiquetas

,

Paisajes desde la ventana con algo del soundtrack de la ciudad. 90’s y pasado congelado en las radios que no dejan de acosarnos.

Hace varios años llevo recorriendo Lima, de sur a norte y viceversa casi diariamente. Al inicio como en todo trayecto no me inmutaba nada, porque ya me encontraba permeado a las situaciones que veía en los buses desde que transito por la ciudad, digamos desde que tengo recuerdo, 7 años de edad o algo así.

El derecho a la indiferencia, es parte de vivir en ciudad. No es que elijamos ser egoístas insensibles, digamos que en comparación con la vida de un pueblo, donde todos se saludan y conocen, hasta respetan; en la ciudad donde habitan millones de personas eso es muy difícil de cumplir, ya que nunca llegaremos a conocer a todos.

Esa disposición anodina a veces se instalaba en mí. Tomaba mi walkman ponía los casetes o la radio y me cerraba a mirar mas allá de los cuerpos amontonados que se paraban a mi lado en los buses. El equivalente contemporáneo, debe ser, tu y tu ipod  o mp3, o celular,  observando las calles o vendedores que van y vienen sin percatarte de lo que quiere decir el ambiente o las personas.  El abuso de este “derecho” nos puede llevar a niveles de abstracción elevados, desembocando en una indiferencia generalizada y transformada en tradición y modus vivendi.

La edad de la inocencia

Cuando eramos niños todo era magia, al menos eso nos querian pintar. Luego cuando creces, algunas adolescentes entran en franca crisis, al igual que sus pares. Peor la llevas si eres gay o lesbiana, en ocasiones, al menos por estos lares si.

Hoy quiero mostrarles un video muy ilustrativo acerca de como se la pasan los escolares peruanos. Tienen buen ritmo y disfrutan de sus cuerpos. Como debe ser, miren:

Primer Hit

Foto por Candy Mu Lopez

 

Nos subimos al bus sin reconocer o queriendo olvidar ese destino fatal que comparte gran parte de la poblacion. Endeudarse, consumir, disfrutar, sufrir, y asi…  La gente olvida, quiere hacerlo, pero la realidad explota y por mas progresista que sea tu entorno, la vida no es tan linda, es jodida para muchos. Este blog sale para conversar sobre politica, cultura, musica, sexo, amor, todo mezclado y por separado, asi como son las cosas.

Nace como un lado B de mi otro blog, el cual lleve durante años. Publicare en ambos, luego les digo cual era el otro. El nombre de Punk domestico, no pretende decir o denotar la subalternidad del punk, sino señalar a un individuo aletargado, domesticado, quizas yo mismo una tarde de primavera fria en Lima, Peru.  Todo nublado y haciendo las labores del hogar, anarquia no es des organizacion, dicen.

Nada mejor que darle vuelta a esa idea y re plantearla, punk domestico, punk para la cotidianeidad, de eso tambien se trata esto. Recomiendo que si alguien considera ofensivo algun post, deje de visitar el blog, asi todos felices. Nos vemos!